Primera Nacional: las puertas del nuevo cielo

La meta está allá arriba, bien alto, y hacia ahí va Estudiantes. Sin temor al vértigo, sabiendo que no va a marearse. Porque aunque more en las alturas tiene los pies bien firmes en la tierra.
El once de Marcelo Vázquez brindó anoche en el Candini otra función de antología. Con esa actitud que suple todo, ganó un partidazo. Por todo lo que significa el rival, por el marco de público y porque el premio es el liderazgo de la zona.
Estudiantes tuvo un comienzo arrollador, con esa intensidad que lo caracteriza. Sin embargo no encontró los caminos para inquietar a Rago (salvo por un tiro de Ferreira, en el minuto 4, que se fue apenas desviado) y el juego se fue emparejando llegando al minuto 10. Cuando Atlanta salió del asedio celeste se arrimó con peligro a la valla de Peralta. En el minuto 14 un centro de Pérez se cerró y fue devuelto por el travesaño.
Cuando parecía que Atlanta pasaba su mejor momento del partido, por el otro lado apareció Ferreira y convirtió. Minuto 19, guapeada de Cainelli por derecha, toque para Ferreira, y el ariete guaraní que amaga para adentro, gira y saca un violento derechazo la primer palo, que supera la estirada de Rago y se mete por el primer palo.
La efectividad celeste abrió un nuevo partido. El bohemio siguió atacando, peor Estudiantes tuvo espacios para hacer circular la pelota y tambien avanzar. El cotejo fue ganando en emoción porque los dos generaban jugadas de peligro. Lo tuvo López, a los 31 minutos, pero su remate fue devuelto por el palo. Pudo ser de Arismendi, en el minuto 43, al recibir de Suárez  dentro del área, y sacar un zurdazo que rebotó en un defensor y salió apenas junto al poste izquierdo del arco de Atlanta.

El complemento también fue un espectáculo digno de dos equipos que pelean el liderazgo. Atlanta avisó de entrada con un tiro de Pedrozo que volvió a rebotar en un palo.
Con el correr de los minutos la presión de la visita fue perdiendo fuerza y Estudiantes equilibró el trámite. Primero ajustó las marcas y después recuperó la presencia ofensiva. Y fue Ferreira el que logró imponer su figura en el área. A los 24 minutos con un cabezazo al que no puede darle la mejor dirección, un par de minutos después cuando se escapa solo y queda toda la sensación de que le cometen penal, y a los 39 minutos al recibir un centro de Arismendi, rematar exigido y tapar Rago.
Atlanta no cesó en su búsqueda del empate, aunque no volvió a inquietar a Estudiantes. Con un Peralta muy seguro para cortar toda pelota que aparecía en el área y la paciencia de Vázquez para “estirar” los cambios y llegar al final con piernas frescas, el celeste tuvo en su designio el cierre del juego. Y en el agregado pudo aumentar por intermedio de Cuello cuyo remate se fue apenas desviado.
Estudiantes ganó para el delirio de la multitud que lo acompañó en el Candini y alegría de todo el pueblo celeste que celebra al equipo en lo más alto de la tabla. Tanto cielo para nosotros.

SINTESIS
ESTUDIANTES 1: A. Peralta, Benavidez, Martínez Schmith, Vester, Suárez, Cainelli (Cuello), Cabrera, Ortigoza (Zbrun), Bottino, Ferreira (M. Peralta), Arismendi. DT: Marcelo Vázquez. Suplentes: Bigo, Formica, Müller, Reynoso.
ATLANTA 0: Rago, Molina, Pérez, Tecilla (Donato), A. Ochoa, Chamorro (Talpone), Previtali, G. Ochoa, Mazzantti (Trinidad), Pedrotto, López. DT: Fabián Lisa. Suplentes: Ferreiro, Torres, De Ciancio, Presedo.
Gol: Ferreira (pt 19′).
Arbitro: Jorge Baliño. Estadio Ciudad de Río Cuarto – Antonio Candini.

Compartir noticia por...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share: