Historias de mascotas (parte 1): la arenga del León

Durante muchos años se hizo habitual que cada equipo de fútbol tuviera su mascota.
En cada salida a la cancha un niño, vestido de futbolista, acompañaba a los jugadores, saludaba con ellos y se ubicaba en la foto de formación.
En otras épocas, más cercanas en el tiempo, el niño que oficiaba de mascota se anticipaba a la salida del equipo y desde el centro del campo de juego, levantando los brazos, invitaba a los hinchas a preparar la ovación.

En 2008, con el auge del Estudiantes – Atenas por el Argentino B, y para ponerle un poco más de color a las tenidas clásicas, hizo su aparición como mascota “El León de Estudiantes”.
La primera vez que se lo vio fue en una cena aniversario del Club. Después su presencia fue cobrando fuerza en cada partido.
El León tenía en la previa de cada juego su momento especial. El show felino incluía saludos a todos, vuelta olímpica y una serie de piruetas que, sumadas a unos gestos “futbolísticos – humorísticos”, hacían las delicias de todos, llenaban las tribunas de alegría y con esa arenga de mimo elevaba el clima para que la salida del once de Estudiantes fuera una fiesta total.

Luego la necesidad de solicitar permisos y la reticencia de algunos árbitros fueron menguando sus apariciones y el disfraz pasó a archivo, hasta que años después se recuperó y se transformó en otro personaje.

foto archivo Página Celeste

Compartir noticia por...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share: